martes, 20 de noviembre de 2018

CEMENTERIOS DE TRENES, AMBULANCIAS Y MOTOS. La muerte segura de los bienes públicos.


CEMENTERIOS DE TRENES, AMBULANCIAS
 Y MOTOS. La muerte segura de los bienes públicos.

EDUARDO ORTIZ RAMÍREZ


En los tiempos de las administraciones anteriores a la bolivariana (iniciada en 1999), podía observarse, sobre todo a partir de los inicios del deterioro comenzado a alrededor de mediados de los años setenta con el disfrute dispendioso de los ingresos petroleros o rentismo craso, se fue abandonando el sentido de la importancia del trabajo y sed fue dando el desvío de recursos hacia la privatización del erario público vía corrupción, podían observarse bienes públicos -en su sentido de estar bajo los desempeños de organismos públicos- en deterioro, perdida y abandono. Así, por ejemplo, en nuestras actividades de investigación, en algún momento de la primera mitad de los años ochenta, pudimos ver con alta impresión como en el Instituto de Estadística e informática yacían inermes y en estado claro de perdida, numerosos vehículos de tal organismo. Pero claro, no será nunca suficientemente insistido el que lo que allí fu malo, en la actual administración es peor. Y esto último tiene dos elementos concatenantes: la magnitud de los ingresos recibidos por la actual administración y la extensión o amplitud de la desidia. Igualmente, en hospitales, pudimos ver -en momentos- ambulancias y otros vehículos en igual estado de pérdida.

En tiempos o años recientes, caminando por la cota mil, en domingos de ejercicio, pudimos también observar cómo -a vista pública- en una estación de policía presente allí, se perdían y deterioraban varias patrullas sin cauchos u otros repuestos. Y es que, en la administración venezolana, han transcurrido episodios, unos tras otros, de reposiciones de patrullas, motos y otros instrumentos de trabajo o vigilancia de variados cuerpos policiales,  con flamantes episodios de estrenos de los mismos y que después terminan en el abandono indicado y donde el rentismo y facilismo ha facilitado otras nuevas reposiciones. Y obviamente que en esto es determinante la estructura presente en las instituciones del caso, con los elementos de recursos, supervisión, disponibilidad de mecánicos o repuestos, que puedan estar presentes o no, entre otros aspectos,

Acercándonos a la inspiración central de esta nota, hay que decir de la misma manera a los casos señalados, que en el hospital Victorino Santaella en una de las zonas de los Teques pueden observarse, por ejemplo, alrededor de 15 motos de alta cilindrada en proceso de perdida y deterioro perteneciente a una dependencia policial. Como basura en otras zonas de esa ciudad o de Caracas están las motos, solo que al no ser radical su perdida, están cerca, encadenadas  o con algún tipo de protector, a pesar de que todas transmiten el sentido del abandono o la muerte segura y pronta de las mismas.

Por variadas razones hemos usado la llamada línea tres del Metro de Caracas. Esa que se dirige a una de las periferias de Caracas y que termina en la estación Las adjuntas, bordeada por la zona de las adjuntas y otras aledañas donde se materializa -de manera impresionante- la idea de la populosa Gran Caracas.  Barrios en cerros y montañas, crecen por allí aceleradamente y construyen el contexto de la estación señalada.

Las estación Las adjuntas es la última de la línea señalada y en ella se inicia o se continua el tránsito hacia los Teques. La penúltima estación, antes de Las adjuntas, es Ruiz Pineda. Y es entre las estaciones Ruiz Pineda y Las adjuntas donde se encuentra la inspiración central de esta nota y que desearíamos fuera equivocación de la vista o de la ausencia de información, pues allí hay un verdadero cementerio de trenes del Metro de Caracas. Lo he observado, hasta donde las limitaciones físicas del propio tránsito del tren  lo permite, tanto de ida como de venida.

En el sentido Las adjuntas Ruiz Pineda observa uno grandes galpones, donde pareciera se trata de talleres donde le dan servicio a los trenes. Dadas –seguramente- las técnicas que usan y el tipo de vehículo del que se trata, no se observa casi nada de lo que seguramente son servicios a los trenes. Hasta allí todo es normal. Pero a partir de ello comienza verdaderamente el abandono. Lo trenes se van presentado cual vehículos ordenados pero verdaderamente están abandonados, algunos de ellos le faltan los cristales o ventanas, otros han sido objeto de atención de los grafiteros (¡impresionante!), otros presentan deterioros fuertes en la pintura y todos van dando un sentido de desidia y abandono tal cual sucede con edificios u obras públicas abandonadas. Desde lo que permite la ventana en el tren en el que uno va, suman cerca de veinticinco trenes que nos brindan también el sentido de la proximidad del abandono definitivo de los mismos, en aquella dimensión de cuando algo estorba, ocupando espacio, sin saber que sucederá con ello. Fue la empresa Metro de Caracas, otrora mas dinámica, menos traumatizada, dada su actual y permanente gerencia por crisis que en este caso, no trata de ejecutorias de entretenimiento de políticos o tecnócratas, sino del dramático tránsito diario de miles y miles de personas en condiciones de una empresa deteriorada y en un proceso de reforma que ya avanzado noviembre no promete mucho, la que también en otro tiempo pudo hasta desarrollar la recuperación de los autobuses Leyland (de origen inglés) que fueron traídos a Venezuela en los años setenta, por la primera administración de Carlos Andrés Pérez y que habían caído en estado de abandono y casi pérdida.

Como complemento al cementerio de trenes señalado en la estación comentada, puede observarse también un sub cementerio de autobuses ubicado en uno de los lados del de trenes. Allí pueden verse y apreciarse alrededor de 10 Metrobuses, también en el letargo del abandono y la muerte segura. Detenidos, estacionados sin partes y sin ninguna movilidad.

Políticas de mantenimiento, recuperación, previsión y muchas otras expresiones y procedimientos asociados al adecuado uso de los recursos e instrumentos públicos, han estado considerablemente ausentes en el contexto del rentismo y de la dilapidación de recursos presentes en la Venezuela Saudita de los años setenta, desviada o mal encaminada según los años y administraciones de los ochenta y noventa, teniendo estas distorsiones la joya de la corona en la administración bolivariana iniciada en 1999 y ya con 20 años de ejecutorias.

20 noviembre 2018.
@eortizramrez
eortizramirez@gmail.com


¿Cumbres en crisis?

¿Cumbres en crisis?, 

por Félix Arellano

Felixarellano50@yahoo.com

Acaba de concluir en la ciudad de Antigua, Guatemala la XXVI Cumbre Iberoamericana, un foro que desde 1991 se viene efectuando cada año de forma sistemática. Para los críticos radicales, que son muchos y están creciendo, un mero turismo presidencial; para los promotores del diálogo, la negociación y la cooperación: una gran oportunidad para la generación de confianza, creación de espacios y proyectos para el crecimiento económico y el bienestar general.
Ahora bien, no podemos negar que, pese a los esfuerzos de los organizadores, los anfitriones y la Secretaria, las Cumbres se han debilitado, pues los detractores crecen y los promotores optan por el silencio y ceden los espacios
Cabe destacar que la Cumbre de Antigua, entre otras, nos deja una interesante señal, el aislamiento creciente de los gobiernos autoritarios en nuestra región y el fracaso de sus proyectos expansionistas, pues no asistieron los Jefes de Estado de Cuba, Nicaragua y Venezuela. Esperemos que el lamentable aprendizaje de sus nefastas revoluciones sea reconocido por todo el continente, para enfrentar sus falsos discursos, que encubre su único objetivo: perpetuarse en el poder.
Es evidente que las Cumbres, la diplomacia presidencial y el multilateralismo en general están enfrentando tiempos difíciles, y el comportamiento irresponsable de muchos gobiernos, que manipulan, promueven falsas expectativas, despilfarran recursos, movilizan grandes delegaciones, derrochan los recursos escasos de sus países; ha contribuido a minar la confianza en estos mecanismos. Pero, debemos tener presente que, bien administrados con prudencia y moderación, estos mecanismos permiten generar espacios para el diálogo, la negociación y la cooperación y, esas bases, abren la oportunidad para opciones infinitas, todas orientadas a la creación de paz, convivencia, tolerancia y seguridad.

Entre los detractores más mordaces del multilateralismo han destacado los movimientos populistas autoritarios y la izquierda radical en la región, que han difundido expresiones como: “los pueblos de hambre en hambre, los Jefes de Estado de Cumbre en Cumbre”. Naturalmente eso ocurría cuando ellos buscaban el poder; luego, al asumir los gobiernos en muchos de nuestros países, inician un show con muchos y falsos discursos. Ahora, gracias a ellos, las Cumbres si son efectivas, humanas, transformadoras.
Indaguemos brevemente detrás del oropel discursivo revolucionario y encontraremos muchas Cumbres de la ALBA, la Celac la Unasur; que se efectuaron gracias al despilfarro y la corrupción de la chequera venezolana. Los “panas revolucionarios de Lula, Dilma, los Kirchner (Ernesto, Cristina), Lugo, Pepe, Evo, Correa, Ortega y los dueños del circo los dictadores Castros”; ahora, de cumbre en cumbre y sus pueblos en pobreza
Naturalmente el caso más dramático es el venezolano, pues se despilfarraron los cuantiosos ingresos petroleros, se destruyó al país, para perpetuarse en el poder y en las Cumbres se ataca permanentemente al imperio, que gracias a pagar oportunamente sus compras de petróleo, termina financiando las Cumbres y la ideología que busca destruirlo (paradojas revolucionarias).

Otro caso patético es el cubano, donde el colosal fracaso del modelo que mantiene en pobreza y sumisión a su pueblo, según el discurso oficial: “no es culpa de los dictadores, es culpa del embargo de los Estados Unidos”. Las Cumbres para mentir sistemáticamente y promover “chivos expiatorios”. Todos los demás son culpables, menos los verdaderos culpables pues si detectan el poder gozan de impunidad.
Absolutamente comprensible la decepción y rechazo de los pueblos sobre las Cumbres, los autoritarios las han transformado en el show de la farsa.
Resulta penoso recordar cuando una Cumbre de la ALBA efectuada en Ecuador, lanzaba odas sobre los indígenas, pero no dejó entrar a un grupo de indígenas ecuatorianos que cuestionaban las arbitrariedades de Rafael Correa
Las anécdotas son muy variadas y el sentimiento popular profundo, pero no debemos derrotarnos; por el contrario debemos trabajar para promover la esencia creativa de las Cumbres, en este sentido, tenemos la esperanza que la próxima Cumbre del Grupo de los 20, que está organizando el gobierno de Argentina y arranca el 30 de este mes de noviembre, pueda ser un ejemplo de trabajo efectivo y creativo.
En efecto, circulan comentarios optimistas sobre los posibles avances en las negociaciones entre Estados Unidos y China para superar la actual guerra comercial y sobre la consideración de la revisión de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Dos temas fundamentales cuyos progresos contribuirán a generar mayor certidumbre en el comercio mundial, lo que debería traducirse en mejores condiciones de vida para los pueblos.

viernes, 16 de noviembre de 2018

Planes para el día después. Agricultura V: Fertilizantes convencionales.



Pedro Raúl Solórzano Peraza.
Noviembre de 2018.

Para el día después, que será el primer día de un nuevo período democrático para Venezuela, se debe tener un plan de acción para recuperar los sectores productivos del país. Uno de ellos es la agricultura, donde hay que considerar muchos aspectos, y en esta oportunidad trataremos el suministro de fertilizantes convencionales para los programas de producción agrícola.

-Suministro de fertilizantes convencionales

Se pueden señalar al menos dos tipos de fertilizantes, los de aplicación edáfica convencional y los fertilizantes especiales, y en cada uno de ellos las condiciones actuales de suministro a los agricultores son diferentes.

-Fertilizantes de aplicación edáfica convencional: el suministro de fertilizantes de aplicación edáfica convencional, que tradicionalmente han sido subsidiados por el gobierno e incluyen complejos N-P-K, mezclas físicas, y fertilizantes simples, y representan el grupo de fertilizantes que se consumen en grandes cantidades (debería ser más de 1.400.000 de toneladas por año), ha sido por lo menos durante los últimos diez años un suministro escaso, inoportuno, de pocas opciones y algunas veces poco recomendables. En cuanto a lo poco recomendable tenemos el caso de tener que realizar aplicaciones de fertilizantes con cloro en cultivos sensibles; o el caso de disponer de una sola formula y una sola dosis de complejos N-P-K para todos los sistemas suelo-planta-clima del país, lo cual elimina la posibilidad de una buena fertilización. La responsabilidad por esas irregularidades, por ser benignos en el juicio, es exclusiva del Gobierno Nacional, ya que aproximadamente desde el año 2006 controla en forma absoluta todo lo correspondiente a producción, importación y distribución de este tipo de fertilizantes de aplicación edáfica convencional.

Los fertilizantes representan uno de los insumos más importantes en la agricultura moderna para aspirar a obtener buenos rendimientos de los cultivos. Recordemos que los suelos naturalmente fértiles han sido utilizados por años y, en muchos casos, han sido empobrecidos; además el crecimiento de la frontera agrícola se realiza a expensas de suelos de pobre calidad, que requieren el aporte de nutrientes para obtener plantas sanas y de elevados rendimientos.  Por ello, los fertilizantes son insumos fundamentales.

A pesar de que Venezuela tiene una capacidad potencial de producción de fertilizantes nitrogenados y fosfatados bastante grande, es muy desalentador ver como la producción real ha venido disminuyendo progresivamente por problemas en las plantas productoras, especialmente falta de mantenimiento oportuno y escasez de materia prima, como ha ocurrido en el caso de suministro insuficiente de gas natural a la planta de nitrogenados de El Tablazo. Así, para el año 2004, Venezuela llega a tener una capacidad potencial de producción de abonos nitrogenados de 2.510.000 toneladas, que representa el 32% de la capacidad de producción de toda Latinoamérica, pero ese año solamente se produjeron unas 370.000 toneladas, lo que representó aproximadamente el 15% del potencial de producción. Ese mismo año, solamente se llegó a procesar 350.000 toneladas de roca fosfórica micronizada para producir ácido fosfórico, fosfato diamónico especial (conocido en el mercado como DAPITO), y roca fosfórica parcialmente acidulada (conocida en el mercado como Superphosfertil), cifras que están muy por debajo de la capacidad potencial de producción de fertilizantes fosfatados.

La industria de fertilizantes nitrogenados de Venezuela, en lugar de crecer en su producción como lo demandaría una agricultura creciente, lo que ha hecho es decrecer en los últimos años, a pesar que recientemente se ha puesto en funcionamiento parcial una nueva planta de amoníaco y urea en Morón, estado Carabobo. Posiblemente una solución sería repotenciar las plantas de amoníaco y urea más antiguas de Morón y El Tablazo, para incrementar la producción de urea, para incrementar la capacidad de exportación de este producto y para que se pueda colocar oportunamente en la regiones agrícolas del país. La nueva planta de amoníaco y urea de Morón, de una gran capacidad de producción, aparentemente requiere el suministro de suficiente energía eléctrica para su cabal funcionamiento, lo cual es actualmente una crisis nacional.

Hay unos fertilizantes nitrogenados con inhibidores de la nitrificación, que surgen como respuesta a los reclamos de contaminación por el mal uso de los fertilizantes, especialmente los que tienen nitrógeno, que son presentados por algunas organizaciones como causantes de impactos negativos al ambiente. Los fertilizantes nitrogenados con inhibidores de la nitrificación permiten utilizar menores dosis por hectárea, menor número de reabonos o de aplicaciones fraccionadas de nitrógeno, una mayor eficiencia en el uso del nitrógeno por parte de las plantas, y por supuesto, menores pérdidas por lixiviación que representan una disminución significativa de la contaminación de aguas continentales por excesos de nitratos.

Las sustancias incorporadas a los fertilizantes como inhibidores de la nitrificación, retardan la acción de las bacterias Nitrosomonas, disminuyendo al final la tasa de nitrificación. De esta manera hay menos nitratos (NO3-) en el ambiente, éstos son aniones o iones cargados negativamente que no son adsorbidos a la fase coloidal, permanecen en la solución del suelo y se pueden perder fácilmente por lixiviación. Además de la pérdida de nitrógeno, la lixiviación puede llevar a los nitratos hasta los acuíferos, contaminándolos y limitando el uso doméstico e industrial de estas aguas, por la posibilidad de que su consumo pueda causar cianosis o metahemoglobinemia.

En el país, Agroisleña, C.A. inició la construcción de una infraestructura, con la finalidad de instalar una planta para producir urea con el inhibidor de la nitrificación 3,4 dimetil pirazol fosfato (3,4 DMPP). Desafortunadamente, con el actual régimen ese proyecto quedó inconcluso, perdiéndose la oportunidad de producir un fertilizante nitrogenado amigable con el ambiente, que se hubiera convertido en un producto muy especial de exportación, ya que en el continente americano solo hay una planta de éstas, en México, atendiendo un mercado que es muy grande para ellos. Eso además, le daría un valor agregado muy importante a nuestra urea en los mercados internacionales. Se debe evaluar y, si fuera posible, concluir esta infraestructura para producir fertilizantes nitrogenados con inhibidores de la nitrificación, dentro de los cuales la urea, tanto perlada como granulada, serían los productos líderes para el mercado nacional y para la exportación a otros países del continente.

La planta de producción de fosfatos ubicada en el Complejo Morón ha tenido problemas de mantenimiento, y además, debe enfrentar en el corto y mediano plazo una limitación en el suministro de roca fosfórica, ya que las minas de Riecito en el estado Falcón, que actualmente aportan los fosfatos a esta planta, está agotando sus reservas. Por otro lado, el proyecto para la producción de fosfatos a partir de las rocas fosfóricas de las minas de Navay, en el estado Táchira, iniciado hace más de una década, no parece que pueda ser concluido por este régimen. Todo esto implica que la producción de fertilizantes fosfatados por la industria nacional, no crecerá en el futuro inmediato a la misma tasa en que debería crecer la demanda de nuestra agricultura.

Se debe buscar la alternativa al suministro de roca fosfórica al Complejo Morón. Es posible que haciendo algunas modificaciones en las minas de Riecito se pueda prolongar el suministro de roca fosfórica a Morón durante varios años más. Otra opción sería transportar la roca desde otras minas existentes en el país, para lo cual se debe evaluar las más cercanas al Complejo Petroquímico Morón y que sea viable económicamente su traslado hasta esa planta.

Es urgente evaluar la situación actual del proyecto de la planta de fosfatos de Navay, estado Táchira, y si se demuestra su conveniencia intensificar su construcción.

Los laboratorios de suelos, de tejidos de plantas y de agua, que actualmente ofrecen resultados de diferentes variables, deben ponerse de acuerdo para ofrecer una información homogénea. Para hacer un buen uso de los fertilizantes, además de estar estos productos disponibles oportunamente en las fincas de los agricultores, se deben hacer programas de fertilización ajustados a las condiciones de cada sistema suelo-clima. Para ello se requiere un buen servicio de los laboratorios de análisis, con información suficiente que permita elaborar unas buenas recomendaciones de fertilización, y que todo eso contribuya a que se logren buenos rendimientos de los cultivos y menor contaminación al ambiente.

Una de las grandes soluciones al problema de los fertilizantes como insumos para nuestra agricultura, es referida a las políticas agrícolas, las cuales son en buena parte responsables del mal uso que se hace de los fertilizantes y de la mala práctica de fertilización de los cultivos en nuestros sistemas suelo-planta-clima. Tiene que ocurrir un cambio drástico en esas políticas que afectan la producción interna de alimentos.
Por ejemplo, la política de subsidios a los fertilizantes ha sido la causa principal por la cual los productores no siguen las recomendaciones adecuadas para la fertilización de cultivos, y además, ha favorecido que se haya tratado este insumo, tan valioso para  la agricultura, con el mayor desprecio debido a su precio irrisorio, que casi llegó a la gratuidad.

Hoy en día el subsidio a los fertilizantes permanece, pero su impacto sobre el uso de los fertilizantes es diferente a lo ocurrido en el pasado. Las instituciones oficiales manejan producción, importación y distribución de los fertilizantes para los programas agrícolas. Los grandes consumidores de fertilizantes son los cereales, y para esos cultivos se establecen especies de cupos de fertilizantes. Por ejemplo, en los años pasados se estableció una dosis única para fertilizar arroz, maíz y sorgo granífero, en el orden de 200 kg de una misma fórmula compleja N-P-K/ha, independientemente del sistema suelo-planta-clima. Esto obedece a que siendo un insumo muy subsidiado, ser importado en más de un 40% (año 2015), se convierte en una carga para el estado, por lo tanto, se debe ahorrar. Pero lo insólito por irracional, es que se quiera ahorrar en función de un pésimo uso de los fertilizantes. Esto desvirtúa cualquier recomendación y cualquier esfuerzo que quiera hacerse para mejorar la práctica de fertilización de cultivos en el país.

Por supuesto, una solución para mejorar el uso de los fertilizantes en nuestra agricultura se debe basar sobre el cambio de estas políticas por otras, que permitan que se puedan aplicar programas de fertilización específicos para cada sistema suelo-planta-clima específico, que de nuevo tengan sentido los análisis de suelo, que se consiga de manera oportuna y en cantidades suficientes, una amplia gama de fertilizantes que permitan recomendar soluciones a los problemas que tengan los agricultores, en cuanto a la nutrición balanceada de sus cultivos.

Otro aspecto importante al que se debe prestar atención es que no se están produciendo suficientes mezclas físicas para la fertilización de cultivos. Se debe rescatar el concepto que encierra el uso de este tipo de fertilizante, que sencillamente se refiere a aplicar formulaciones de fertilizantes adecuadas para cada sistema suelo-planta-clima. Para ello, es preciso ampliar el número de plantas mezcladoras tanto oficiales como privadas, distribuirlas estratégicamente en las regiones agrícolas del país, estableciendo programas de mantenimiento y servicio a estas plantas, solicitar  los análisis de suelo actualizados confiables y elaborar los programas de fertilización ajustados a cada caso.

Recordar que las mezclas físicas permiten, en primer lugar, elaborar un gran número de formulaciones de manera inmediata, adaptadas a los más variados sistemas suelo-planta-clima; en segundo lugar, permiten  preparar formulaciones muy específicas, más concentradas, por lo cual se utilizarían menores cantidades de fertilizantes por unidad de superficie y a un precio inferior al de los fertilizantes complejos.

Pedro Raúl Solórzano Peraza.
Noviembre de 2018.





jueves, 15 de noviembre de 2018

Caso Odebrecht en Colombia

Caso Odebrecht en Colombia: quiénes eran Jorge y Alejandro Pizano, cuyas muertes han sacudido el país

  • 15 noviembre 2018
Jorge Enrique Pizano (izquierda) y Alejandro PizanoDerechos de autor de la imagenINSTAGRAM
Image captionJorge Enrique Pizano (izquierda) y Alejandro Pizano murieron con tres días de diferencia. (Cortesía de Noticias Uno/Instagram)
La noticia de la muerte de Jorge Enrique Pizano dio un giro inesperado al controvertido caso de corrupción de Odebrecht en Colombia.
El ingeniero civil colombiano, de 57 años, era un testigo clave en la investigación sobre la presunta corrupción en la concesión de la obra de la Ruta del Sol II a varias empresas locales asociadas con la constructora brasileña, a la que se acusa de pagar millonarios sobornos en una docena de países de América Latina.
El primer informe forense indicó que Pizano murió por un ataque al corazón fulminante el jueves 8 de noviembre, cuando estaba en su casa al norte de Bogotá.
Pero tres días después, su hijo Alejandro Pizano Ponce de León fue encontrado muerto en la misma residencia. Según la autopsia, murió por envenenamiento con cianuro.
Eso ha despertado dudas sobre si el ingeniero Pizano murió de causas naturales o si fue asesinado.
Pero ¿quién era Jorge Enrique Pizano y por qué se convirtió en clave para el caso Odebrecht en Colombia? Y ¿qué se sabe de su hijo envenenado?
Jorge Enrique PizanoDerechos de autor de la imagenCORTESÍA NOTICIAS UNO
Image captionPizano fue un actor clave en las denuncias más importantes del caso Odebrecht en Colombia.

La doble batalla de Pizano

El ingeniero Jorge Enrique Pizano afirmó en una entrevista con Noticias Uno de Colombia que padecía cáncer linfático.
Eso y los enemigos que hizo al hacer sus revelaciones sobre la trama Odebrecht lo tenía en una doble batalla, como explica la directora de ese medio, Cecilia Orozco
"Lo habían puesto en riesgo de perder la libertad o la vida", escribió Orozco en una columna de El Espectador publicada este miércoles.
Pizano asumió en 2010 el cargo de controller (auditor) de la firma de inversiones Confircolombiana, socia de Odebrecth en Colombia, para vigilar los riesgos financieros en las operaciones de la empresa.
Entre 2013 y 2015 detectó pagos de presuntos sobornospara que Odebrecht y sus socios colombianos ganaran el contrato de 1.000 km de carreteras del proyecto Ruta del Sol II, una de las obras de infraestructura más grandes de Colombia.
El contrato fue cancelado en febrero 2017 debido a denuncias de presuntos sobornos por un monto de US$27 millones.
OdebrechtDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl escándalo de Odebrecht llegó a ser bautizado como la "mayor red de sobornos extranjeros de la historia".
Las investigaciones basadas en la información proporcionada por Pizano, le causaron al ingeniero en los últimos meses temor por su futuro en Colombia, a lo cual se sumó la detección de un cáncer linfático.
Personas cercanas a Pizano afirmaron que tuvo varios episodios de depresión.

Audios comprometedores

En agosto de este año, el ingeniero concedió una entrevista a Noticias Uno, programa de televisión al que entregó unos audios sobre el caso Oderbrecht, que pidió que fueran publicadossolo en caso de morir o si lograba salir de Colombia.
El fallecimiento de Pizano se produjo tres meses después de haber entregado esas grabaciones secretas.
Protesta contra OdebrechtDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos casos de sobornos de Odebrecht han salpicado los gobiernos de 12 países de América Latina.
Luego de la autopsia la familia autorizó la cremación luego de completarse todos los procedimientos legales. Sin embargo, la fiscalía informó que analizará nuevamente las muestras forenses para verificar la causa del deceso.
Tres días después del fallecimiento, Noticias Uno publicó los audios que le entregó Pizano.
En ellos, supuestamente se oye al ingeniero explicándole en 2015 al actual fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, quien entonces era asesor jurídico del socio mayoritario de Confircolombiana, lo que sabía de los presuntos sobornos de Odebrecht.
Como respuesta, este martes Martínez aseguró que el ingeniero no estaba seguro de que esos pagos fueran realmente coimas cuando conversaron en 2015.
"Él no tenía certeza de que eso fuese un delito de corrupción, de tal manera, que uno no puede ir a las autoridades cuando algo puede ser o no puede ser. Tiene que ir con la certeza de esto es así", dijo el fiscal. 
Pizano estuvo casado 33 años con Inés Ponce de León, con quien tuvo tres hijos.
"Era un hombre que amaba a su familia, disciplinado, excelente profesional, honrado, un hombre de pocas palabras por encima de todo amoroso", dijo una familiar cercana a BBC Mundo.
Murió un día antes de su cumpleaños número 58.
Alejandro PizanoDerechos de autor de la imagenSEMANA / INSTAGRAM
Image captionEl envenenamiento del hijo hizo abrir una investigación sobre la muerte de su padre.

Alejandro, envenenado

Alejandro Pizano Ponce de León, el hijo menor del ingeniero Pizano, viajó de España a Colombia para asistir al funeral de su padre.
Según los relatos de familiares, antes de morir el joven de 30 años estaba en una habitación de la casa de su padre en donde encontró una bebida saborizada, la cual ingirió.
Los forenses confirmaron que el joven falleció envenenado a causa dla ingesta de cianuro.
"En relación con la trágica muerte de mi hijo, Alejandro Pizano Ponce de León, las autoridades han clasificado su muerte como un homicidio por esclarecer", dijo en un comunicado su madre.
El joven era un arquitecto y fotógrafo que residía desde principios de año en Barcelona. Hace cuatro meses se sumó a la firma de arquitectura BMLD de esa ciudad.
Hace dos años contrajo matrimonio y su esposa actualmente está embarazada.
A la boda de la pareja asistió uno de los hijos del fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, según fotografías difundidas por los medios colombianos.
"Era un hombre joven, recién casado, lleno de vida esperando su primera hija. Apreciaba la vida por medio de la fotografía, que era su pasión", dijo a BBC Mundo una familiar del joven fallecido.
"Un ser excepcional que a todos ofrecía su amor incondicional", recordó con cariño.
línea.
Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.