sábado, 4 de septiembre de 2021

NEGOCIACIONES: ¿QUIEN LOS ELIGIÓ, A QUIENES REPRESENTAN, QUE BUSCAN?

 

NEGOCIACIONES: ¿QUIEN LOS ELIGIÓ, A QUIENES REPRESENTAN, QUE BUSCAN?

EDUARDO ORTIZ RAMÍREZ

 


Las preguntas en el título de esta nota, obviamente remiten a los representantes de la
  llamada “oposición” en las reuniones en curso en México. Se eligieron ellos mismos y sus partidos, se representan a ellos mismos y, peor aún, no se sabe que buscan para el interés de los venezolanos. Los últimos sucesos cambios y diferencias que implican al recientemente liberado -y a otros- opositor de Voluntad Popular así lo testifican.

 Siempre se termina diciendo lo mismo: que otros en condiciones más difíciles han negociado, que es nuestra oportunidad de salir de esta crisis, que es lo que nos puede brindar la vía a la salida electoral, y n argumentos más; válidos, efectivamente, pero parece que para otras latitudes, con otros agentes y condiciones. Esta “oposición”, ha dado lugar a tantos desafueros que ya, en más de veinte años pareciera no necesitarse inventar más figuras, paracaidistas, oportunistas, conversos, corruptos y mentirosos, pues buena parte de ello ha tenido sus versiones venezolanas en la conformación de la misma.

Hemos seguido, sin enaltecimiento y exageración, todas las “negociaciones” desde las desarrolladas en el año 2002. En todas, la administración bolivariana ha ganado tiempo y más tiempo, sin ser tales experiencias las razones de su continuidad en el poder. La desinstitucionalización, el apoyo de  las fuerzas militares, el resentimiento y abnegación rentista que le queda todavía a ciertos grupos del pueblo raso y de la restante clase media, son parte de tales razones. Puede colegirse entonces que, sin negociaciones, la administración bolivariana continuará en el poder, aunque con menos comodidad, pues si no hay resultados, ganará tiempo y, si los hay, ganará otras cosas que le ayuden a estar más holgada, pues son los factores de su interés.

Por otra parte, está suficientemente claro que hay del lado de la oposición: muy poca representación nacional, ficción de un gobierno interino, desarrollo de corrupción y manejo cómodo de recursos  (que se le une a lo que ya ha hecho en más de 22 años la administración bolivariana en tales asuntos). No van  a salir mejores condiciones electorales, no se van a lograr cambios contundentes en la correcciones de la desinstitucionalización del país. Ni la restricción a las libertades, ni las inadecuadas políticas económicas, ni la hiperinflación, ni los descalabros de la dolarización informal y la política monetaria particular que se sigue, se corregirán. Tampoco  saldrá de tales negociaciones la solución al problema de la gasolina y el hambre. Alguien dirá, las negociaciones tienen otras prioridades: y es cierto, tienen las prioridades que le convienen a la administración bolivariana y a una “oposición” que ya solo se representa a sí misma y a quienes, sin urgencias, la apoyan desde el exterior. El contexto internacional de pronto pare frases relativamente inobjetables, digamos, como la de Biden al señalar algo así como que “nosotros no vamos a pelear una guerra que no quieren pelear los afganos”.

Así las cosas, la inevitabilidad de la negociación y sus conveniencias, ni ha dado resultados en Venezuela en alrededor de 20 años, ni parece que tampoco los dará en esta oportunidad. Después de esta, el sifrinismo analítico, los portales y páginas que viven de estas cosas, y los mismos actores de la “oposición” solo podrán presentar cómo se acomodaron o apechugaron (expresión del gusto de algunos políticos) allí, para su propia conveniencia.

 

4 de septiembre de 2021

@eortizramirez

eortizramirez@gmail.com

6 comentarios:

  1. Eso está muy bien no hay más nada que pensar así siguiremos otros años más y pensar que ya no tenemos mucho tiempo como pensábamos en 2999

    ResponderBorrar
  2. Excelente Eduardo, asi es ,solo basta leer sus declaraciones para darte razón

    ResponderBorrar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderBorrar